lunes, 14 de septiembre de 2009

American Beauty: Golpe al Sueño Americano


Siento una especial predilección por las películas que comienzan con una voz en off. Inicios como “Que yo recuerde siempre quise ser un gangster”, “Anoche soné que volvía a Manderley”, “Yo tuve una granja en Africa”… evocan películas que nos marcaron. “Me llamo Lester Burnham, este es mi barrio, esta es mi calle, esta es mi casa” es el inicio de American Beuty. A partir de ahí asistimos a la contemplación de la vida de una pareja norteamericana bien asentada. La cámara recorre un barrio residencial: casa en hilera, árboles, jardines…pequeños universos. Penetramos, de la mano de Lester Burham, en uno de esos mundos: la casa y la vida de la pareja protagonista. Ese matrimonio parece tener todo lo que debe tenerse en la vida, pero existe una profunda desilusión, infelicidad y vacío en su existencia.


Cada uno de ellos intenta llenar su vida con algo que encuentran fuera de las paredes de su preciosa casa y que, en cierta manera, trastocará su existencia para siempre. El protagonista - inconmensurable Kevin Spacey- lo encuentra en su obsesión por una adolescente, su mujer en el mundo laboral y en seducir a su eterno competidor, y la hija en un extraño amigo que atesora recuerdos grabados en vídeo.


Se produce una fractura en sus vidas y en el ideal de belleza-felicidad impuesto por la sociedad actual. El protagonista da un vuelco a su existencia e intenta dejar de lado tópicos y convencionalismos. Intenta recuperar algo que perdió cuando hipotecó su vida, como muchos otros de su generación, al ideal imperante. Quizás intenta recuperar una chispa de belleza y ese es otro de los grandes temas de la película. Belleza entendida, no como la que proporcionan los objetos calificados de bellos, sino belleza como un sentimiento más profundo que conmueve al que lo experimenta. Aunque la sociedad se empeñe en señalar lo que se considera bello (cuerpos, coche, ropa…), podría entenderse que existe belleza en una bolsa de plástico mecida por el viento, en un ave muerta sobre un suelo cubierto de hojas o en un cuerpo que no se adapta a los cánones estéticos.


Por tanto la película plantea el tema de la mirada, saber mirar y recuperar la inocencia de las cosas cotidianas. En realidad, podría considerarse, como el intento profundamente subversivo, que realiza el protagonista por hallar una belleza y una inocencia perdidas entre tanta comida vitaminada, música enlatada y coche con prestaciones. Recuperación de la belleza que se impone, además, como tarea moral. Ya los griegos pensaron en la unión entre lo bello y lo bueno: somos lo que hacemos, lo que decimos y lo que vemos.


Además del tema de la belleza-inocencia aparecen otros muchos que gravitan en torno a la crítica de la sociedad americana actual: capitalismo, trabajos que enajenan, incomunicación, violencia cotidiana, obsesión por las armas…todo ello tratado con una lucidez inusual y un humor negro implacable. Os la recomiendo, da que pensar.

lunes, 7 de septiembre de 2009

De vuelta otra vez

Ya empieza de nuevo otro curso y vuelvo por fin aquí que lo tenía muy olvidado. Lo primero enhorabuena a los alumnos que aprobaron Selectividad en Junio. A aquellos que eligieron Filosofía doble enhorabuena, salió muy bien a pesar de la "sorpresa" del texto de Ortega. Suerte para los de Septiembre. Lo segundo mucho ánimo a todos los que volveis al instituto este nuevo curso. Apurad los días que os quedan de vacaciones porque la semana que viene nos vemos por allí. Volveremos a hablar de Filosofía, por supuesto, pero también de arte, ética, libros, películas..., es decir, de aquello que quizás hace a la vida más rica y también más compleja.



"Nieves nos enseñó la complejidad de la vida..." decíais en el acto de graduación de 2º de Bachillerato cuando agradecíais la labor de vuestros profesores. Gracias.

"Leemos a Hobbes y a Hume, a Spinoza y a Kant, no por sus comentarios y análisis de los asuntos públicos de sus días, sino por sus visiones de la excelencia humana, su captación de los recurrentes, si no es que perennes, problemas de la vida social, y sus perspectivas sobre la condición del hombre." Sidney Hook.