domingo, 9 de noviembre de 2008

El Deseo de Comprender

Una de las afirmaciones fundamentales de Aristóteles consiste en que todos los seres humanos tenemos deseo de saber. Según Aristóteles a la actividad de comprender le acompaña placer. El placer es interno al pensar mismo.

La Filosofía surge de la capacidad del hombre de sentir asombro y temor. No podemos permanecer contentos hasta que no tenemos una explicación de porque los cielos son como son, por ejemplo. Este descontento nos arrastra a querer buscar explicaciones. En la búsqueda de explicaciones los hombres tropiezan con dificultades. Estas son el punto de partida de la Filosofía: problemas y enigmas. No es que el mundo sea enigmático, sino que se presenta enigmático para seres como nosotros.

Cuando nos planteamos cuestiones sobre el mundo se pone en marcha la actividad filosófica. Lo que deseamos es hacer el mundo inteligible, es decir, comprenderlo. Además comprender el mundo supone también comprender el lugar que ocupamos en él, por tanto entendiendo el cosmos nos comprendemos a nosotros mismos.

¿Qué es la filosofía?- preguntan los alumnos.

Pueden darse muchas respuestas, pero quizás la más sencilla, la más definitiva sea la que representa Aristóteles: el intento de comprender lo que nos rodea, porque nuestra propia naturaleza nos lo exige. No somos plantas, no somos ranas, ni caballos... No deberíamos contentarnos con vivir, alimentarnos, reproducirnos. Estas actividades nos producen placer, por supuesto, pero por nuestra esencia queremos satisfacer otros deseos como el de comprender lo que nos rodea y a nosotros mismos.

Aristóteles poseía una gran fe en el mundo y su filosofía constituye quizás el mejor ejemplo de como entenderlo y desentrañarlo que se haya producido nunca.

Aristoteles: el Filósofo

Hemos comenzado a tratar algunos puntos de la filosofía aristotélica como tema previo para poder comprender el siguiente autor de selectividad: Santo Tomas de Aquino. A Aristóteles se le conoce como el estagirita (nació en Estagira), el peripatético (por la costumbre de reflexionar alrededor de un patio porticado o peripatos) también el Lector (fue el primero que leyó libros el mismo y no leídos por un esclavo) y como el Filósofo (así le llama Santo Tomás de Aquino).

Tras regresar a Grecia una vez concluída la educación de Alejandro Magno, Aristóteles, al igual que su maestro, fundó un centro de estudios en Atenas conocido como el Liceo por estar situado cerca del templo de Apolo Liceio. Durante unas excavaciones en 1997 se descubrieron los restos del Liceo en el centro de Atenas, concretamente dos terceras partes del liceo donde enseñó Aristóteles durante trece años. La otra parte del liceo está destruida y se encuentra bajo el Odeón ateniense. El descubrimiento confirmó que el liceo se encontraba dentro del recinto de las murallas de Atenas.

Aristóteles escribió acerca de todos los saberes de su época: sobre física, la ciencia que estudiaba la naturaleza y aquello que la define, el movimiento. También estudió los animales y sus partes, los fenómenos meteorológicos, los sentidos, el alma. Escribió acerca de ética, política, estética, retórica, lógica y, por supuesto, metafísica. Aristóteles puede considerarse uno de los mayores pensadores de la Humanidad. A pesar de todo lo que nos ha legado se caracterizó por una necesidad de valorar lo que pensaron los filósofos anteriores, de ahí que cuando comienza a tratar algún problema siempre exponga lo que otros afirmaron, por ejemplo en el tema del movimiento recogiendo las ideas de Parménides. El Filósofo piensa que, aunque algunos de sus antecesores pudieron estar equivocados, contribuyeron con sus teorías a tejer esa red de ideas en que consiste la Historia de la Filosofía.